PROPHETIA en Fundación Miró.

cover2
Fé de erratas/ critical mistake
March 2, 2015
Maria Lassnig. "Du oder ich"
Maria Lassnig
April 1, 2015
Obra de Antoni Muntadas. Foto: Laia Buira

escribe: Pamela Calero

El olor a vidrio roto no existe, o por lo menos no en nuestro espectro de olfato. Anhelando una suerte de sinestesia, la exposición Prophetia en la Fundación Joan Miró tiene aroma de ruptura. De quebradura, grieta, crisis. Habla de la Europa actual, del otro lado de la moneda. Del lado que los turistas no vienen en manada a ver. No se trata de la mirada halagadora eurocéntrica de tout va bien. El lado feo donde no figura la Mona Lisa. El lado de la otredad del estado.  El lado donde toutva mal, o donde ni siquiera se llega a un acuerdo de cómo es que van las cosas.

Los visitantes se pasean con copas de vino por el patio, siguiendo el protocolo de toda inauguración. Muy cerca de la entrada hay un aroma a vino avinagrado que no es del todo el perfume que le trataba de adjudicar al estado de incertidumbre que se propone desde el comisariado. El olor viene de la obra de Luis Simoes y Sabina Simon: Prost (o salud, en alemán). Tras encontrar la frecuencia del bigbang, el dúo la usa para estallar copas de cristal y darle un olor al quebrantamiento. Brindemos por el caos.

A la exposición se viene a ver el desconcierto detrás de un marco, a ver si de esta manera entendemos las cosas o vocalizamos que las cosas no funcionan. A lo mejor no se trata de entender sino de manifestar la incertidumbre de la Europa actual. ¿Cúal es la profecía que Prophetia nos quiere dar a olfatear? En primer lugar, la exposición es una invitación a repensar Europa. Antoni Muntadas la repiensa como una unión monetaria con excusa de proyecto en CEE, una alfombra de tamaño contundente que replica la bandera europea pero dispone diferentes monedas nacionales en el interior.

El nombre propio del continente carece de apellido, donde podría adjuntársele términos como ‘bien cultural’o ‘bien político’ y porqué no, ‘metáfora cartográfica’como en el caso de Mateo Maté y su obra Área Restringida en la que mediante un guiño y dispositivos de control de personas en filas y sitios de espera, habla sobre las fronteras territoriales y de individuos dentro del subcontinente euroasiático. Éste territorio no se escapa de la veneración, donde los dioses han sido substituidos por banderas o nacionalismos como lo vemos en el vitral digital Cuestión de fe de Chus García-Fraile.

El arte para repensar la identidad europea da una forma plástica al malestar latente y genera un diálogo de correspondencia entre la estética y la política. Indudablemente estas dos categorías siempre van de la mano. Mano, gestos, señalizaciones. Señalizaciones que te invitan atreverte a saber, como en Sapereaude de Avelino Sala, la cual alude a la crisis de la educación pública y señala desequilibrios irónicamente mediante el uso constructivo de la verticalidad. Ideales, desequilibrios, fragilidad:  la crisis del sistema se llama Europa y ésta forma de arte del caos no tiene olor.

 

Para ver el video reportaje de PIEL Magazine en Fundación Miró visiten nuestro canal YOUTUBE

 

This template supports the sidebar's widgets. Add one or use Full Width layout.