Big Tits, por Trini Moliterno

photo: Pablo Peñalba
Avelino Sala. “Walk to the end of the world”
May 25, 2015
marin
10 años de Galería N2
October 14, 2015

Big Tits, por Trini Moliterno

Foto: Martín Castillo Morales

Una cicatriz es lo que ocurre cuando el mundo se hace carne

Leonard Cohen

Photo:  Martín Castillo Morales

 

 

 

A los 9 años me compré mi primer corpiño. Era un modelo deportivo de algodón blanco. Mi abuela estaba preocupada por el tamaño de mis tetas. No había desarrollado todavía y le decía a mamá que sería una estrella porno. A los dos meses, a una semana de cumplir 10, menstrué. Abuela decía que las tetas me crecían un centímetro todos los días. Hoy siguen grandes. Ella tiene Parkinson. Pierde dos kilos cada mes. Entro a un negocio de ropa interior y pido un corpiño de algodón, básico, blanco. Un corpiño deportivo parecido al primero que tuve. Abuela no usa. Vive en camisón encerrada en una habitación. El corpiño es necesario para vestirla cuando la entierren.

Iona Staller alias La Cicciolina. 26 de noviembre de 1951, Budapest. Su vida profesional se desarrolla en Italia entre la pornografía y la política. Fue diputada por el Partido Radical Italiano. Muestra sus pechos por primera vez en el 76. En 1986 participa en una película en la que le hace una paja a un caballo. Según google, sus tetas miden 95cm. En 1990, Iona ofrece su cuerpo a Saddam Hussein a cambio de la paz en Medio Oriente. Años más tarde, renueva su ofrecimiento a Bin Laden. Afirma: mis pechos sólo ayudan a la gente.

Soy cuarta generación de tetonas por parte de madre. Aunque abuela siempre le echó la culpa a los genes italianos de mi familia paterna. Durante la adolescencia, las tetas eran sinónimo de gordura. A diferencia de mis compañeras, yo no tenía ubres de vaca, no hacía jueguito con ellas, no se confundían entre una masa indefinida de grasa. Nací con las tetas hermosas. Redondas. No se desparraman. Al tumbarme, no se caen a los lados o parecen desaparecer. Turgentes. Como siliconas, pero sin dar ese aspecto de pelotas de fútbol pegadas con poxipol. 100 centímetros de belleza.

Vera Jayne Palmer alias Jayne Mansfield. 19 de abril de 1933, Pensilvania. Símbolo sexual de los años 50. Firmó con La Fox y fue conejita de Playboy a partir de 1955. Muere en 1967 , a los 34 años, tras chocar con el remolque de un camión. Hay una foto famosa en la que Sofía Loren mira de reojo su exuberante escote. Loren declara: tenía miedo que fueran a caer en mi plato. Que todo aquel vestido fuera a derramarse sobre la mesa.

Miro chicos por la calle. También chicas. Analizo sus escotes. Si no llevan, cuento cuantos pliegues forma el frunce de sus camisas. Me masturbo frente al espejo porque me excita verme amasar mis propias tetas. Son el sol, no pueden taparse con la mano. Me enorgullece una habilidad: alcanzo a chupar mis propios pezones. Cada vez que lo hago me siento Rocco Siffredi lamiendo su propia pija.

Johana Jussinniemi alias Puma Swede. 13 de septiembre de 1976, Estocolmo. Trabaja vendiendo computadoras hasta que en 2003 se convierte en la reina del porno hardcore. Aumentó su busto quirúrgicamente. Pornhub insiste en que son sólo 95cm. En un vídeo lésbico, Puma vierte aceite en las tetas de una chica que está acostada frente a ella. Apoya el clítoris sobre la teta derecha y se masturba con el pezón.

Nací con las tetas enfermas. A los 12 años me detectaron una tercera glándula mamaria. Meses después, en la ducha, toqué mi primer bulto. Mi cuerpo, deforme, era una usina de nódulos. A pesar de las operaciones y las pastillas, alimenté un tumor en la teta izquierda. Tengo 8 cicatrices invisibles para todos los varones del mundo. Durante 8 años supe de qué me iba a morir. Eso no da miedo. Pensar que podés perder la vida cuando contás hasta 4 en una anestesia, sí. No duele un tumor. Duele ver después de cada intervención cómo purgás tu propia mierda por drenajes plásticos que te cuelgan del cuerpo. Que se conectan a vos por un espiral kilométrico de alambre. Cada vez que apoyás tu lengua, ahí, adentro, todo está podrido. No duele un tumor. Duele saber que tus tetas son una tumba.

Liss Ann Corpora alias Lisa Ann. 9 de mayo de 1972, Pensilvania. Según su perfil de twitter: la actriz porno retirada más popular. Se recibe de higienista dental. Entra en el porno en 1993. Se retira en el 97 por temor a contraer sida. Reincide en 2006 y se convierte en la reina de las milf. Famosa por sus turcas, esconde las pijas más grandes entre sus 107cm. Además, llega a lamer la cabeza.

Honrar a los muertos. Mamá tiene la costumbre de ir al cementerio tres veces por semana. Cuida la parcela familiar como su casa. Tiene un kit: un bolso con un bidón de agua, alcohol, un trapo, un abrillantador, alguna estampita y flores frescas. Limpia las lápidas, las lustra, arma arreglos florales. En mi casa los muertos cumplen años. Con torta y reunión familiar. Yo hago lo mismo con lo más lindo y horrible que tengo. Festejo el aniversario de mi última operación. Me hago regalos. Las sobreprotejo, les hablo, las encero, hago que las rieguen con frecuencia. Son las hijas que jamás voy a parir. Mis hijas muertas al nacer. Cada vez que me peleo con mamá, amenaza con quemar mi historia clínica. A veces, después de coger, me pregunto qué quedó enterrado ahí.

Kerstin Anita Marianne Ekberg alias Anita Ekberg. 29 de septiembre de 1931, Malmö. Su vida profesional se desarrolla como actriz en Italia. No sólo fue la musa de Fellini sino que apareció en varios números de la revista Playboy mostrando sus curvas. En una publicación hay una foto de ella con una túnica negra, transparente, que deja ver sus insuperables areolas.

La primera vez que tuve un par enfrente no supe qué hacer. Las miré y acaricié largo rato hasta apoyar la boca. Traté de imitar lo que veía en las películas o hacían mis novios: chupar el pezón bien rápido como el lóbulo de una oreja. Los pezones perfectos de Clara: tamaño tapón de un botín de fútbol. Las tetas de Ana. Pienso en ellas con frecuencia. En volver a acercar la nariz y rozar la parte baja. Ahí, donde caen pesadas, redondas y alargadas. Donde me confundo y pienso que estoy chupándole los huevos a un hombre. Al Rubio le gusta que se las muerda. Darme la espalda y que le pellizque las tetillas mientras le beso la nuca y le lamo las orejas. Le encanta, también, juntarlas y hundir su cara en el medio. Si fuera una asesina serial ahogaría a mis víctimas entre mis tetas.

Hilda Isabel Gorrindo Sarli alias La Coca. 9 de julio de 1935, Concordia. La musa de Armando Bó, el mito erótico nacional, icono pop, la gran morocha argentina. La clásica foto de Sarli sentada estilo pin up, con sus pechos cubiertos de claveles rojos y blancos. La Coca en Carne frota sus tetas y se revuelca en una cámara frigorífica entre las reses.

Llevo una estampita de La Difunta Correa a todos lados. Deolinda, la mujer que en 1841, durante el conflicto entre unitarios y federales, huyó en busca de su marido, murió de sed y aún muerta siguió alimentando a su hijo. Antes de entrar a una consulta beso la imagen. Los médicos del Opus me dicen que no voy a poder amamantar. Les digo que no me interesa. Que no quiero ser madre. Al salir, me llega un mensaje de mi ex jefa. Me cuenta que su amante tiene una fantasía lacto-porn: quiere que ella tome pastillas para estimular la prolactina. Así, el puede succionarla como un bebé y hacer intercambio de leches. Esa noche tengo un sueño de ciencia ficción: menstruo whisky. Haría un comic con una heroína que dispare whisky por los pezones. Lactar whisky, convertirse en una suerte de Difunta Correa a la menos uno. ¿Cómo envejece una estrella porno? Las estrellas porno son como los jugadores de fútbol, no tienen edad. ¿Cómo envejece una teta?

1970. Una foto de Yoko Ono muestra la teta de una mujer con un pezón semi erecto y con vello. Arriba de él se posa una mosca. Veo como mi madre baña a mi abuela. Las tetas de ella fueron las más lindas. Ahora, sólo son dos bolas flácidas y arrugadas. Cuando me muera quiero que corten las mías, las pongan en formol o las cuelguen como las cabezas de ciervo arriba de la chimenea. Mi abuela todavía no murió, pero quizás es tiempo de que lo haga.

 

 

 

 

Comments are closed.

This template supports the sidebar's widgets. Add one or use Full Width layout.